ENAMORARSE DE LA FEA

El deporte no es un camino de rosas, tampoco es la vida, creo que nuestro destino NO está escrito, por muchas vueltas que le demos podemos cambiarlo. Muchas de las cosas que nos pasan son producto del azar. Otras  las elegimos. Aunque muchas, NO!! ¿O acaso elegimos de quién enamorarnos, nuestra familia, nuestros amigos, el lugar donde vivimos? Pero hay algo que (siempre) podemos controlar o elegir, y es nuestra ACTITUD hacia la vida. NO ELEGIMOS LAS CARTAS QUE TENEMOS, PERO SÍ COMO JUGARLAS!!

10426268_775462299169854_3427030578793246627_n

Vivimos en  una sociedad basada en el dinero o en los bienes materiales, lo cual nos produce estrés, nos comparamos con los demás… Sin embargo tenemos ejemplos que, a pesar de las peores circunstancias, los seres humanos poseemos una fortaleza que nos empuja a superar cualquier obstáculo (El hombre en busca de sentido o El monje que vendió su Ferrari).

 10557264_608478742602538_5482723003300062822_n

Por eso, no es tan importante lo que nos ocurre, sino cómo reaccionamos, cuál es nuestra actitud ante los acontecimientos. Nuestro patrimonio no  es equivalente a nuestro valor como ser humano. No somos nuestra reputación, eso simplemente es lo que piensan los demás de nosotros. Deberíamos preocuparnos por nuestro carácter, conozco a personas muy humildes con un gran carácter y al contrario, con gran reputación y miserables.

 10639579_626556934128052_5018350325829879919_n

Esto, en parte, es debido a la gigantesca sociedad de consumo en la que vivimos, que nos aleja a las personas de nuestra verdadera esencia. Poseer más cosas no es sinónimo de ser más feliz. Así nos pasamos la vida comparándonos con los demás, con lo material. Se confunde fama con éxito cuando algunos “famosos” no han aportado nada. Al contrario, existen personas de éxito ejemplares, algunas reconocidas y otras totalmente desconocidas  y humildes , de las cuales debemos aprender sus actitudes, sencillez y humildad.

 10711053_776100702439347_1815923865468936678_n

Mi destino, el momento en el cual me encuentro (sin un trabajo estable) no ha sido planificado y por mucho que lo piense, que mire atrás, no puedo cambiarlo. Decisiones del pasado o acontecimientos han hecho que hoy me encuentre donde y como estoy. La inseguridad económica y laboral, después de haber pasado por tantas cribas, exámenes, pruebas, entrevistas, es algo que mina día a día. Nuestro futuro no lo determina nuestro pasado, así que tengo dos opciones, lamentarme por las decisiones o luchar por lo que sí puedo hacer. El triatlón se ha cruzado en mi vida en diversos momentos. Después de estar lejos del deporte, una serie de circunstancias, no elegidas, me hicieron volver; estar en el camino de nuevo.

 10670167_622868941163518_5177084452181905265_n

Sé que el triatlón es como “enamorarse de la fea” (se lo he escuchado entre otros a Clemente Alonso). Es un deporte duro, la mayoría del tiempo estás solo, el esfuerzo que realizamos como deportistas no se compensa en la mayoría de ocasiones con lo que sería un trabajo normal. Lo hacemos porque nos gusta y sólo unos pocos super-dotados pueden ser verdaderos profesionales de esto (a parte de federativos, risas).

La vida, como decía al comienzo del post, no es un camino de rosas pero merece la pena saborear cada segundo de ella con una actitud positiva, viviendo cada día intensamente. Eso voy hacer de aquí a Agosto (y el resto de mi vida, claro), dejándome la piel en cada entrenamiento hasta mis objetivos en Los Alpes. Y como decía Ortega y Gasset: “Yo y mis circunstancias”

20150401_183224

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s